4 minutos de lectura

Sánchez a lo bonzo

por

Thich Quang Duc fue un monje budista –o bonzo, en japonés– que decidió morirse el 11 de junio de 1963. Por aquel entonces, el gobierno de Vietnam del Sur, bajo el mandato del presidente Ngo Dinh Diem, oprimía a sus ciudadanos. A Thich Quang Duc se le ocurrió un acto de protesta que hasta entonces no tenía precedentes, pero que acabaría sentándolos. Se fue a una de las calles más concurridas de Saigón, dijo que a tomar por saco y se prendió fuego a la vista de todos. Mientras las llamas le consumían, el monje se mantuvo quieto, sin emitir movimiento o sonido alguno. En una suerte de macabra quietud.

Una de las peores secuelas de nuestra actualidad política es que ya me será imposible pensar en Thich Quang Duc sin que se me venga a la cabeza Pedro Sánchez. O al contrario, pues al segundo me lo recuerdan más que al primero. Cuando pensábamos que un piloto automático sólo servía para relajarse y volar tranquilo, el líder de los socialistas –o a lo mejor sólo el de la militancia; se dicen tantas cosas– nos ha enseñado otra clase de piloto automático que sirve para viajar hacia el abismo y mirar tranquilo por la ventanilla mientras cruzas las manos tras la cabeza. El modo kamikaze. Consciente de que sólo existe en el futuro si acaba con Mariano Rajoy en el mismo compás que lo hace con los barones que quedan en su partido –ya puede contar en su vaina las muescas de alguno de ellos–, está dispuesto a lanzarse contra los buques de Pearl Harbour. Que no le encuentren más alternativa que Susana Díaz, es el rayo de luz en su plan. Otros partidos ya pintan pancartas en las que dan la bienvenida a la hija de los eres. Por si a Sánchez le sale el comité federal por la culata. Ya saben.

Pero lo que yo quería decir es que me inquieta no poder ver en el telediario a Pedro Sánchez sin que mi imaginación lo prenda en llamas. Y ahí estoy, frente al televisor, preguntándome con fascinación cómo puede caminar, hablar y decidir con esa macabra quietud mientras le devora el fuego que él mismo alimenta. El cuerpo de Thich Quang Duc se incineró, su corazón se mantuvo intacto, la comunidad budista le otorgó el título de sagrado y lo guardó en el Banco Nacional de Vietnam. En el caso de Sánchez no sucederá esto, pues observamos que los que hay a su alrededor tienen pinta de estar deseando echar su corazón a una cazuela para cocinarlo a fuego lento. Cinco meses después de que Thich Quang Duc decidiese prenderse fuego hasta la muerte, hubo un golpe de estado que desencadenaría en el fin del gobierno contra el que se incendió. Igual a Sánchez también le sale. Vete tú a saber.

Si te gustó, dale un poco de cariño:

Share
Andrés Cardenete

Periodista en PACMA  Licenciado en periodismo. La mayor parte de mi carrera la desempeñé en medios. Ahora trabajo en un departamento de comunicación mientras echo de menos la trinchera. Si buscas un columnista te invito a ponerte en contacto conmigo.

Sígueme:

Otras columnas:

El vencecanguelos

Aquel día yo seguía siendo un niño bueno, como cualquiera que tuviera la edad para cursar 3º de EGB. Sin embargo, alguna trastada inocente tuve que hacer para que la seño Anamari me expulsara de clase y me mandara castigado a la biblioteca. Había algunos profesores que siempre nos amenazaban con eso. “Como sigas así te mando a la biblioteca”, decían. Así, en el imaginario colectivo de mi clase, todos pensábamos que ir a la biblioteca era como adentrarse en el averno.

Exiliados de extrarradio

En las hamacas de la playa ya nadie lee a Fernán Caballero. Guillermo avanza con dificultad entre los flotadores, las colchonetas hinchables y los grupos de británicos que, sentados con cervezas y torsos desnudos en las escaleras, inundan el portal de su bloque, antes un reconocido edificio del centro de Málaga convertido hoy en una especie de improvisado albergue, alfombrado de arena y salitre, para turistas. Allí no quedó hueco para Emilia, una joven profesora de primaria en un colegio de la capital.

Andaluz, en serio

Soy andaluz (como María Zambrano, como Antonio Muñoz Molina, como Trajano), de un tierra labrada por los que la sudan cada día para regalar a la vista mares de olivos, campos de trigo, hileras de viñedos; y donde también florece la cultura en teatros, auditorios, conservatorios y en más de once universidades llenas de alumnos, catedráticos y doctores. La mayoría muy buenas; algunas excelentes, como la Universidad de Granada que ocupa el tercer lugar de las mejores de España en el Shanghai ranking.