4 minutos de lectura

De Dios y del diablo

por

En el inicio de su andadura política, el partido de Pabo Iglesias prometía predicar con el ejemplo en aquello de contar con todos. Venía a rellenar un hueco vacío que reclamaba la sociedad, cada vez más indignada con la corrupción y con una clase política que caminaba de espaldas al ciudadano de a pie. Podemos votarlo todo porque Podemos permitir que cualquier ciudadano tenga voz y voto, no sólo en las decisiones sobre el país que se tomen en el futuro, también en las del propio partido. Incluso las que afectasen a su estructura. Sin embargo, al materializarse la idea, se empezaron también a detectar ciertas trampas en el mecanismo que, a poco que no te hubieras convertido ya en un devoto de fe de la cúpula de Podemos, no eran difíciles de detectar. A saber, plazos demasiado cortos para participar en procesos decisivos para el futuro que la cúpula del partido ya tenía más que trillados, cuando no golpes de mando que, por un lado, no dejaban de ser lógicos si Iglesias y sus allegados no querían arriesgarse a perder el poder de su partido. Y eso acabó siendo: “su partido” y menos el de sus simpatizantes.

No hubo grandes pérdidas, sin embargo. Y cuando las hubo, no fueron excesivamente lesivas. Tal vez porque Podemos mantenía el discurso indignado, las promesas de rentas básicas y las amenazas a quién se atreviera a aprovecharse del ciudadano de a pie, aunque estos fueran quienes ostentasen el poder. Pero a medida que se acercó la campaña, Podemos rebajó el discurso. Sus espectaculares promesas ya no eran tan posibles y, si acaso, “ya se vería”. Por un momento, y aún hoy, no se discierne si el partido iba o venía. O si hacía un amago para quedarse donde estaba.

Salvo que fueras un devoto de fe, insisto, y a poco que siguieras la actualidad política con los ojos abiertos y atendiendo a los medios de uno y otro perfil, era fácil descubrir a Pablo Iglesias haciendo auténticos ejercicios de equilibrismo -con grandes capacidades para ello, por cierto- para contentar a todos los votantes. “A mí no me gustan los toros, pero nos los quitaría”, “los empresarios tienen que pagar más, pero vamos a apoyar a los autónomos”, “vamos a aliarnos con los partidos catalanes que quieren a Cataluña fuera de España, pero los seduciré para que se queden”… La sensación era, como digo, que Podemos ansiaba tanto los votos de Dios como reclamaba los del diablo.

Ahora nos encontramos con que Podemos da la espalda a sus propios compañeros de viaje. La falta de capacidad política con las reivindicaciones de partidos con los que ha confluido -al menos hasta que los votos han dejado de ser el objetivo- y la jugarreta que, de paso, le hace a IU -un partido con el que, a la larga, está obligado a entenderse- deja a Podemos en una situación complicada. Parecen dispuestos a pasar por encima de cualquiera, incluso de quienes les han dado la mano, para alcanzar un pellizco más de poder. Afortunadamente para ellos, como ocurre con el resto de partidos políticos en nuestro país, ya cuenta con la ventaja de tener a su disposición una cantidad ingente de devotos de fe dispuestos a aceptar por igual a Dios y al diablo.

Fotografía por cortesía de GUE/NG

Si te gustó, dale un poco de cariño:

Share
Andrés Cardenete

Periodista en PACMA  Licenciado en periodismo. La mayor parte de mi carrera la desempeñé en medios. Ahora trabajo en un departamento de comunicación mientras echo de menos la trinchera. Si buscas un columnista te invito a ponerte en contacto conmigo.

Sígueme:

Otras columnas:

El vencecanguelos

Aquel día yo seguía siendo un niño bueno, como cualquiera que tuviera la edad para cursar 3º de EGB. Sin embargo, alguna trastada inocente tuve que hacer para que la seño Anamari me expulsara de clase y me mandara castigado a la biblioteca. Había algunos profesores que siempre nos amenazaban con eso. “Como sigas así te mando a la biblioteca”, decían. Así, en el imaginario colectivo de mi clase, todos pensábamos que ir a la biblioteca era como adentrarse en el averno.

Exiliados de extrarradio

En las hamacas de la playa ya nadie lee a Fernán Caballero. Guillermo avanza con dificultad entre los flotadores, las colchonetas hinchables y los grupos de británicos que, sentados con cervezas y torsos desnudos en las escaleras, inundan el portal de su bloque, antes un reconocido edificio del centro de Málaga convertido hoy en una especie de improvisado albergue, alfombrado de arena y salitre, para turistas. Allí no quedó hueco para Emilia, una joven profesora de primaria en un colegio de la capital.

Andaluz, en serio

Soy andaluz (como María Zambrano, como Antonio Muñoz Molina, como Trajano), de un tierra labrada por los que la sudan cada día para regalar a la vista mares de olivos, campos de trigo, hileras de viñedos; y donde también florece la cultura en teatros, auditorios, conservatorios y en más de once universidades llenas de alumnos, catedráticos y doctores. La mayoría muy buenas; algunas excelentes, como la Universidad de Granada que ocupa el tercer lugar de las mejores de España en el Shanghai ranking.

Share