3 minutos de lectura

Parapetados

por

Al principio sólo hubo Dios. Solo y aburrido. Condenado a vivir en el vacío, que es como estar muerto. Tuvo que pensar que esa no era vida para un Dios, y creó la Naturaleza. Como Dios, por el simple hecho de existir, ya había contentado a los creacionistas, la Naturaleza hizo que del mar y de los ríos brotaran los animales y las plantas para que no se enfadasen los evolucionistas. Aquello estaba bien, pues Dios ya podía entretenerse al contemplar como la Naturaleza regaba las plantas y alimentaba a los bichos. Aquello era estupendo.

De entre todos los bichos que poblaban la Naturaleza, había un ‘bicho raro’. Los machos nunca se peleaban entre ellos porque eran simples y sólo pensaban en follar. Las hembras, por su parte, eran tan complejas que siempre se estaban peleando entre ellas. En realidad, todos estaban pensando únicamente en follar. Un desbarajuste, vamos.

Hubo un día en el que los miembros de esta especie -a la que llamaremos por ejemplo ‘humana’- olvidaron que habían nacido por la inercia de la Naturaleza y empezaron a creer que habían sido fabricados por el mismísimo Dios. A la Naturaleza le pareció un agravio y fundó las inclemencias meteorológicas. El paraíso se acabó y surgió la guerra. Los humanos eliminaron bosques y playas para construir ciudades, lanzaron gases para mudar el azul del cielo a gris, usaron máquinas para perforar la tierra y aviones para desafiar las propias leyes de la Naturaleza. Ella escupió tsunamis para inundar hoteles, terremotos para crujir en dos las ciudades, virus que se transportaban en sus aviones y tormentas para derribarlos. Sin embargo, el mayor éxito de la Naturaleza fue engañar a los humanos para que creyeran que todo lo que ocurría era culpa de Dios. Y así, los humanos se convirtieron en el diablo.

Como quiera que el diablo se sentía más desprotegido cuánto más en contacto estaba con la Naturaleza, perfeccionó sus defensas creando ‘el hogar’. Allí, disfrutaba de placeres inútiles pero que ayudaban a estar más lejos que nunca de la peligrosa Naturaleza. De esta manera, el diablo, sin darse cuenta y sumido en el lujo, se ha ido condenando a pasar la mayor parte de su tiempo parapetado entre las cuatro paredes que llama ‘hogar’. Huyendo de Dios y de la Naturaleza. Ahora tiene frigoríficos para comer sin tener que cazar, camas para dormir sin tener que trashumar, televisores para ver sin mirar, redes sociales en las que compartir sin experimentar y hasta blogs en los que escribir la primera gilipollez que se les ocurra.

Si te gustó, dale un poco de cariño:

Share
Andrés Cardenete

Periodista en PACMA  Licenciado en periodismo. La mayor parte de mi carrera la desempeñé en medios. Ahora trabajo en un departamento de comunicación mientras echo de menos la trinchera. Si buscas un columnista te invito a ponerte en contacto conmigo.

Sígueme:

Otras columnas:

El vencecanguelos

Aquel día yo seguía siendo un niño bueno, como cualquiera que tuviera la edad para cursar 3º de EGB. Sin embargo, alguna trastada inocente tuve que hacer para que la seño Anamari me expulsara de clase y me mandara castigado a la biblioteca. Había algunos profesores que siempre nos amenazaban con eso. “Como sigas así te mando a la biblioteca”, decían. Así, en el imaginario colectivo de mi clase, todos pensábamos que ir a la biblioteca era como adentrarse en el averno.

Exiliados de extrarradio

En las hamacas de la playa ya nadie lee a Fernán Caballero. Guillermo avanza con dificultad entre los flotadores, las colchonetas hinchables y los grupos de británicos que, sentados con cervezas y torsos desnudos en las escaleras, inundan el portal de su bloque, antes un reconocido edificio del centro de Málaga convertido hoy en una especie de improvisado albergue, alfombrado de arena y salitre, para turistas. Allí no quedó hueco para Emilia, una joven profesora de primaria en un colegio de la capital.

Andaluz, en serio

Soy andaluz (como María Zambrano, como Antonio Muñoz Molina, como Trajano), de un tierra labrada por los que la sudan cada día para regalar a la vista mares de olivos, campos de trigo, hileras de viñedos; y donde también florece la cultura en teatros, auditorios, conservatorios y en más de once universidades llenas de alumnos, catedráticos y doctores. La mayoría muy buenas; algunas excelentes, como la Universidad de Granada que ocupa el tercer lugar de las mejores de España en el Shanghai ranking.

Share