3 minutos de lectura

El homenaje de los campeones

por

Tras su próximo partido ante Australia, España abandonará el Mundial de Brasil. Dos derrotas, ante Holanda y Chile, de la Campeona del Mundo la dejan fuera y abren la puerta de la crítica después de seis años de continuas y merecidas alabanzas. Al entrenador, por no saber revertir la situación en el segundo encuentro, a aquel o este jugador, por sus errores. Incluso a la Federación Española por elegir como su sede Curitiba, con temperaturas hasta 20 grados por debajo de los lugares donde se disputan los encuentros. La imagen dada por España en los dos primeros partidos del mundial tiene su reflejo en la estadística sobre la que se soporta el éxito y el fracaso en este deporte: siete goles en contra, sólo un gol a favor. De penalti inventado.

La convocatoria de Vicente Del Bosque para el mundial generó más porqués que entusiasmo. Porqué no Isco, porqué no Gabi, porqué no Deulofeu, porqué no Llorente. Porqué Villa. Porqué Xabi Alonso. Todas esas incógnitas quedaron solapadas bajo aquello que suele solapar a las preguntas sin respuesta: un discurso ajeno a ellas, sentimental y de fácil digestión para la mayoría. Nos contaron que aquella convocatoria era un homenaje a los que nos hicieron grandes. Pues bendito homenaje.

Y lo aceptamos. Así que cualquier crítica que ahora surja será injustamente repelida por el escudo del ventajismo. Si España jamás tuvo un tiqui-taca decente con dos medio centros, si Jordi Alba no debería haber jugado con ampollas en las plantas de sus pies, si España entrenó a 10 grados para jugar a 31, si Xavi debe estar en una posición más retrasada para tener protagonismo, si Koke debió figurar en el once inicial desde el principio y toda la retahíla de críticas que se abalanzan contra la selección serán tenidas por oportunistas.

Nos queda la lección de recordar que un entrenador está para saber lo que el resto no sabe, para ver mucho antes que nadie aquello que los demás sólo pueden ver cuando se pone a rodar la pelota. O, al menos, para saber porqué los homenajes en el fútbol se dejan para los partidos amistosos.

Si te gustó, dale un poco de cariño:

Share
Andrés Cardenete

Periodista en PACMA  Licenciado en periodismo. La mayor parte de mi carrera la desempeñé en medios. Ahora trabajo en un departamento de comunicación mientras echo de menos la trinchera. Si buscas un columnista te invito a ponerte en contacto conmigo.

Sígueme:

Otras columnas:

El vencecanguelos

Aquel día yo seguía siendo un niño bueno, como cualquiera que tuviera la edad para cursar 3º de EGB. Sin embargo, alguna trastada inocente tuve que hacer para que la seño Anamari me expulsara de clase y me mandara castigado a la biblioteca. Había algunos profesores que siempre nos amenazaban con eso. “Como sigas así te mando a la biblioteca”, decían. Así, en el imaginario colectivo de mi clase, todos pensábamos que ir a la biblioteca era como adentrarse en el averno.

Exiliados de extrarradio

En las hamacas de la playa ya nadie lee a Fernán Caballero. Guillermo avanza con dificultad entre los flotadores, las colchonetas hinchables y los grupos de británicos que, sentados con cervezas y torsos desnudos en las escaleras, inundan el portal de su bloque, antes un reconocido edificio del centro de Málaga convertido hoy en una especie de improvisado albergue, alfombrado de arena y salitre, para turistas. Allí no quedó hueco para Emilia, una joven profesora de primaria en un colegio de la capital.

Andaluz, en serio

Soy andaluz (como María Zambrano, como Antonio Muñoz Molina, como Trajano), de un tierra labrada por los que la sudan cada día para regalar a la vista mares de olivos, campos de trigo, hileras de viñedos; y donde también florece la cultura en teatros, auditorios, conservatorios y en más de once universidades llenas de alumnos, catedráticos y doctores. La mayoría muy buenas; algunas excelentes, como la Universidad de Granada que ocupa el tercer lugar de las mejores de España en el Shanghai ranking.

Share