El instante "Vemos a un padre y a un hijo que cruzaron la frontera de Estados Unidos en busca de una vida mejor y a los que Trump separó y enjauló durante 63 días. La fotografía se captó justo cuando ambos se reencontraban".

Hay imágenes en las que el elemento protagonista actúa como un agujero negro que absorbe todo a su alrededor. Observen si no la fotografía que acompaña a este texto. En ella vemos a un padre y a un hijo que cruzaron la frontera de Estados Unidos en busca de una vida mejor y a los que Trump mantuvo separados y enjaulados durante 63 días. La fotografía se captó justo cuando ambos se reencontraban. El fotógrafo podría haber capturado otro instante que nos permitiera divagar sobre el resto de detalles sin desperdicio que posee la imagen, pero hizo clic en el momento preciso. Todo lo demás es ya intrascendente.

Si la fotografía se hubiera tomado un segundo antes -o un segundo después- podríamos centrarnos en el lápiz de cera naranja junto a la toalla azul de la derecha y en el cuaderno para colorear de la izquierda; hubiéramos ensalzado la imaginación como vía de escape de la realidad. O podríamos haber reparado en los pies descalzos y en las suelas de las zapatillas que, bajo la cama, aún permanecen sucias de arena roja del desierto, sin que sepamos si tendrán que desandar el camino. En fin, que la fuerza del instante nos impide divagar, por ejemplo, sobre la sábana a modo de capa que el niño porta y sobre el tipo de Vengador que sueña con ser en el futuro para vencer al villano rubio que ya mencionamos.

Todo queda eclipsado, sin embargo, por ese instante reflejado en sus rostros. Miren bien sus caras y díganme que no. Después de 63 días de miedo e incertidumbre, el niño abraza a su padre con la misma inocencia que lo abrazaríamos cualquiera de nosotros a esa edad en la que sabes que los padres tienen las respuestas a todas las preguntas del universo. Si el sosiego tuviera cara sería la suya, pero no la del padre que abraza al hijo y que parece mirar más allá del objetivo. Suponemos que hacia un futuro incierto sobre el que no halla respuesta alguna.

Otras columnas »

Andaluz, en serio "Soy andaluz (como Séneca, como Picasso, como María Pineda) y me gusta la playa, disfrutar del sol, de la calle y del chiringuito. Aunque entiendo que te resulte gracioso mi acento, a veces hablo en broma y a veces te hablo en serio".

Soy andaluz (como Séneca, como Picasso, como María Pineda) y me gusta la playa, disfrutar del sol, de la calle y del chiringuito. Aunque entiendo que te resulte gracioso mi acento, a veces hablo en broma y a veces te hablo en serio. Soy andaluz (como María...

leer más

La posverdad tiró el jarrón "Lyndon Johnson fue un candidato al Congreso de los Estados Unidos que, en plena carrera electoral, le pidió a su asesor de campaña que hiciera correr el bulo de que su principal adversario fornicaba con cerdos"

La posverdad es una mentira; una rotunda falacia que se alimenta de la duda. Que en 2016 se convirtiera en la palabra del año de la clase política generalista dice mucho y nada bueno. Sin embargo, no es en este caso el significante el que otorga existencia...

leer más

Cuentografías »

Más »

Lo más oscuro del infierno

**He colaborado con mi antigua casa, Radio Linares, en la creación de un cuento para Halloween. Juan Carlos Cabuchola convirtió mis letras en voz. Encantado de trabajar con este gran compañero y de que, de nuevo, algo mío haya sonado en la...

leer más

Sangre de contrabando

Se llama David y calza 20 años. Tras el cariñoso estrechón de manos, parece tímido y callado cuando me lo presentan. Le percibo cercano, amable y sonriente, con ademanes de buen chico, pasados los minutos. Se expresa con la debida naturalidad,...

leer más

El Marinero y el Perro Gris

Llegué a la isla por accidente. Pese a las recomendaciones de mi padre, siempre me gustó navegar sola. Salí de Portonovo para hacer mi recorrido habitual vía Canarias. En aquella embarcación aprendí a navegar. Junto a su vela de proa me sentía...

leer más
Share